Recomendaciones al operar una centrífuga

Adecuada manipulación de una centrifuga de laboratorio

En este artículo hablaremos sobre todas las pautas que debes seguir cuando vayas a operar una centrifugadora de laboratorio; es decir, las utilizadas para trabajar con muestras de sangre.

Pautas a tener en cuenta en la operación de una centrífuga usada para analizar muestras de sangre

  1. Lo más importante de todo es el lugar donde vas a operar la centrífuga. Esta debe ser colocada en un sitio estable; esto significa un lugar que sea rígido. No se pueden colocar sobre superficies blandas como por ejemplo el colchón de una cama, pues pueden generarse vibraciones y movimientos aleatorios, que pueden dañar el equipo e incluso ocasionar accidentes.
  2. El sitio debe ser plano, para que las patas de la centrífuga se apoyen completamente. Esa estabilidad garantizará el correcto funcionamiento del equipo.
  3. La superficie donde se coloque la centrífuga debe estar nivelada. Esto significa que no sirve una superficie inclina, por la que pueda irse deslizando mientras se centrifuga.
  4. Las centrífugas deben ubicarse en espacios amplios, de manera que se pueda manipular con comodidad y que haya suficiente ventilación en su entorno.
  5. Verifica que los tubos a utilizar no tengan grietas o que no estén astillados. También, que se encuentren correctamente tapados.
  6. Los tubos que van en la centrífuga, deben tener el mismo tamaño y forma; y siempre se colocan de a pares, enfrentados.
  7. Los tubos que se van a introducir en la centrífuga, deben colocarse de tal manera que las partes opuestas tengan siempre el mismo peso.
  8. Verifica que no has sobrepasado la capacidad límite de carga de la centrífuga.
  9. Verifica que la tapa de la centrífuga esté correctamente cerrada cuando la vayas a operar.
  10. No intentes abrir la centrifugadora mientras se encuentra en operación. Es muy peligroso.
  11. Sigue las indicaciones adicionales que recomiende el fabricante de tu equipo.
Mantenimiento al equipo para centrifugar sangre

Recomendaciones para cuando le realices mantenimiento a la centrífuga

  1. Desconecta la centrifugadora de la corriente eléctrica antes de limpiarla. Dado que la centrífuga puede contener residuos orgánicos potencialmente peligrosos, usa siempre guantes y ropa de protección cuando realices cualquier clase de mantenimiento al equipo.
  2. Utiliza un producto de limpieza neutro para realizar el aseo semanal de la centrífuga, la cámara del rotor, los rotores y también los accesorios del rotor.
  3. Disuelve hipoclorito al 5%, también llamado lejía; en 10 partes de agua. Luego desinfecta con esta mezcla las partes no metálicas del equipo.
  4. Realiza un mantenimiento y una recalibración anual a tus equipos, con el personal autorizado por el fabricante. Te recomendamos que revisen los cepillos, el temporizador, la velocidad y si presenta fugas eléctricas. Pero si tu equipo es de trabajo pesado, y el fabricante recomienda realizar estas labores con mayor frecuencia; sigue sus sugerencias.

Principios básicos a seguir al operar las centrifugas de laboratorio con muestras de sangre

Detén el uso de la centrifugadora cuando:

  1. Observes que hay óxido, alguna pieza luzca desgastada u observes que alguna pieza tiene un daño mecánico.
  2. Cuando sientas que el interior de la centrífuga está caliente.
  3. Cuando produzca vibraciones o ruidos atípicos.

Otros temas relacionados con la centrifugación de la sangre



Volver a los temas principales


Deja un comentario