Centrífuga de laboratorio

Centrífuga de laboratorio

Compartir usando:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En términos generales, cunado hablamos de una centrífuga de laboratorio, nos referimos a las centrífugas de mesa; es decir, centrífugas de pequeño tamaño, como por ejemplo las utilizadas en los laboratorios clínicos para hacer muestras de sangre o los utilizados en las industrias para realizar los controles de calidad de productos terminados; como por ejemplo, para verificar la calidad del producto terminado en la fabricación de gaseosas, vinos o jugos.

Partes de una centrífuga de laboratorio

Componentes físicos de las centrífugas de laboratorio

Las centrífugas de laboratorio generalmente están compuestas por una cámara, que es la base o tambor donde se realiza el proceso de centrifugación. Su función es triple: por un lado proteger las muestras y el rotor, los cuales se dañarían si entran en contacto con otro objeto cuando están girando a grandes velocidades; por otro lado, proteger al personal que las manipula; un golpe con un objeto que gira a 2.000 rpm puede lastimar seriamente a una persona; finamente, también funciona como aislante del exterior; pues las corrientes de aire pueden afectar la velocidad de rotación.

Porta-tubo: esta es el soporte diseñado para colocar en él los tubos de ensayo, en los cuales se colocan las muestras que se desean centrifugar.

Otra parte importante es el rotor, el cual hace girar las muestras. Este es un motor especialmente fabricando para soportar el desgaste de la fricción.

En la parte superior está la tapa, la cual se cierra, con el objetivo de impedir que haya accidentes en caso de una falla mecánica de la máquina. Imaginemos que un tubo con una muestra de sangre se desprende a 15.000 rpm. Podría hacer mucho daño al golpear a un ser humano.

Componentes funcionales de la centrifugadora para laboratorio

Interruptor: como cualquier interruptor de un equipo su función es permitir o impedir el paso de la corriente eléctrica hacia el equipo.

Velocímetro: permite graduar la velocidad a la cual vamos a poner a funcionar la máquina. La separación de las sustancias, dependeran de la velocidad seleccionada.

Temporizador: cuando se centrifuga, se debe definir cuánto tiempo debe estar la muestra rotando a determinada velocidad. Este temporizador sirve para programar la máquina mientras nos dedicamos a realizar otro tipo de actividades.

Freno: es un dispositivo de seguridad. Permite que detengamos la máquina antes de tiempo, por si se presenta algún imprevisto.

Tacómetro: al igual que en un carro, el tacómetro nos indica la velocidad de centrifugación; es decir, la velocidad a la que se encuentra girando el rotor.

Sistema de vacío: el sistema de vació permite que la centrifugadora funcione de manera óptima; porque la fricción con el aire, genera una fuerza de rozamiento que desacelera el equipo; además, genera calor, lo que puede degradar las  muestras.

Cámara de refrigeración: estás cámaras solo se requieren en los equipos conocidos como ultracentrifugadoras; las cuales giran a velocidades sumamente altas; por lo que requieren un sistema continuo de enfriamiento.

Cómo operar correctamente la centrífuga de laboratorio

  1. Aunque las centrífugas de laboratorio son aparatos que utilizan poco espacio y pesan poco; se recomienda colocarlas siempre en una mesa independiente. La razón: es porque estos equipos producen mucha vibración, la cual puede perturbar a los otros equipos.
  2. Antes de poner a funcionar la centrifugadora para laboratorio, debes verificar que los porta-tubos se encuentran vacíos y que estén bien ajustados.
  3. El rotor debe estar perfectamente balanceado: para ello vamos a pesar cada uno de los tubos en una balanza analítica, pues se requiere mucha precisión al pesar los tubos. Esto significa, que si pones un tubo con sangre que pesa 10 gramos; al frente debe ir otro tubo con sangre o con agua que pese exactamente 10 gramos. En resumen; cuando observas el diámetro del contenedor, los tubos deben ir en ubicaciones opuestas.
  4. Cierra la tapa de la centrifugadora.
  5. Verifica la velocidad a la cual vas a poner a funcionar el equipo.
  6. Programa la cantidad de tiempo que necesitas poner a centrifugar las muestras.
  7. Oprime el botón de encendido: ON. Por seguridad no se debe levantar la tapa durante el proceso de centrifugado. Aunque esto varía según el equipo, debe escucharse un sonido similar al del zumbido de un mosquito.
  8. Espera a que el equipo realice la centrifugación; se detendrá automáticamente al finalizar.  No siempre se puede utilizar el freno; pues dependiendo del ensayo, las muestras se pueden  deteriorar .
  9. Verifica que efectivamente haya terminado el ciclo de centrifugado, levanta la tapa y saca los tubos de ensayo.

¿Es grave si olvido una de estar reglas? Por ejemplo, ¿qué pasa si olvido colocar un tubo frente a otro del mismo peso?

Probablemente los tubos se van a romper dentro de la centrífuga.

Precauciones al operar la centrífuga de laboratorio

  1. No permitas que la centrifugadora sea golpeada con algún objeto durante su funcionamiento.
  2. No muevas de lugar el equipo cuando esté encendida.
  3. Verifica que en el lugar donde vas a operar el equipo no hayan sustancias inflamables.
  4. Nunca la utilices para centrifugar sustancias que sean muy reactivas o explosivas.
  5. Reemplaza el porta tubos cuando tenga la más mínima señal de deterioro.
  6. Verifica la velocidad máxima y la densidad máxima que puede centrifugar tu equipo antes de ponerlo en funcionamiento.
  7. Verifica que los tubos que vas a utilizar soportan la temperatura que requiere el equipo. Recuerda que entre más tiempo y a mayor velocidad; mayor resistencia deben tener a la temperatura.
  8. Cuando se vaya la luz, antes de abrir la tapa, verifica que efectivamente el equipo se detuvo completamente; por inercia, seguirá rotando por un tiempo.
  9. Hay solventes orgánicos, como por ejemplo el cloroformo; que pueden tener efectos no deseados sobre la estabilidad de los tubos. Se muy cuidadoso cuando manejes estas sustancias.
  10. Si por algún motivo la centrifugadora se contamina con agentes reactivos o impuresas; se debe detener su funcionamiento, para proceder a realizar una limpieza profunda. Esta generalmente se realiza con un jabón neutro.
  11. Verifica que el equipo se encuentre perfectamente nivelado; para garantizar tanto su eficiencia, como su durabilidad.

Lista de las centrifugadoras de laboratorio

Haz clic sobre el tipo de centrifuga de laboratorio de tu interés:

 

 

Volver a la sección centrífuga,para conocer otro tipos de equipos para centrifugar.

Volver al inicio: centrifugación

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario